MINDFULNESS

Mindfulness

 

La palabra Mindfulness es una traducción anglosajona de la palabra pali Sati, que designa un tipo de meditaciMINDFULNESSón Vipassana centrada en la toma de conciencia sobre el cuerpo y la mente, cuya traducción al español vendría a ser conciencia pura o plena. Se trata de una práctica oriental milenaria que se ha ido conservando a lo largo de generaciones, pero que en la actualidad se ha idodespojando de toda referencia religiosa y se ha conceptualizado como una habilidad psicológica, cuyo entrenamiento es llevado a cabo en contextos clínicos.

La práctica de Mindfulness se basa en la contemplación de los eventos internos y externos en el momento presente, es decir, la auto-observación consciente de los pensamientos, sentimientos, recuerdos, emociones, sensaciones físicas, sonidos y olores que tengan lugar en un momento dado. No se trata de cerrar los ojos y dejarse llevar por lo que a uno le esté pasando por la mente en ese momento, sino más bien todo lo contrario; sentarnos en la butaca de ese inmenso cine y ver desfilar cada pensamiento e imagen mental, desde su inicio hasta su fin, sin juzgarlos ni detenernos en ellos, percibiendo los detalles que a menudo pasamos por alto

Como comentábamos se trata de una habilidad psicológica que incluye dos componentes:

  • Capacidad de regulación de laatención
  • Actitud de curiosidad, apertura y aceptación

Esta cualidad de la mente se encuentra presente en todas las personas, pero en la mayor parte del tiempo se manifiesta únicamente de forma intermitente y superficial, lo cual es favorecido también por la aceleración en nuestro ritmo de vida actual. Vivimos en un modo de “piloto automático”, prestando atención a nuestras actividades sólo de forma parcial, mientras nuestra mente y nuestros pensamientos se encuentran en otra parte (en el pasado o en el futuro).Captura de pantalla completa 06032015 132216

Aunque su práctica requiere constancia y perseverancia, los beneficios obtenidos de un entrenamiento prolongado en este tipo de meditación son muchos y muy importantes. Con el tiempo seremos capaces de obtener un mayor manejo atencional, o lo que es lo mismo, de decidir cuándo, cómo y en qué centramos nuestra atención en cada momento, lo que va a permitirnos romper con ese pensamiento automático y desordenado que, si nos fijamos, acapara nuestra atención la mayor parte del tiempo. A medida que avancemos en el entrenamiento, seremos más conscientes de lo que nos ocurre, y no solo de los hechos, sino también de sus componentes y de la afectación que éstos tienen en nuestras vidas, lo que va a permitirnos comprender y aceptar ciertas facetas de nosotros mismos y de los demás con mayor facilidad. Así, estaremos cultivando la serenidad, la benevolencia, la (auto)compasión y la ecuanimidad, como alternativas a la agitación, la perspicacia, el aislamiento o el enjuiciamiento, que tan frecuentemente esta sociedad genera y que tan poco contribuye a que avancemos.

Desde su integración en 1979 en la Medicina y Psicología de Occidente, se ha generado multitud de investigaciones científicas que evidencias su eficacia. Los avances en algunos métodos de estudio del cerebro, como las técnicas de neuroimagen y el procesamiento computerizado de señales encefalográficas, nos permiten observar los correlatos neurobiológicos de los pensamientos y de las emociones con bastante precisión, es decir, qué se activa en nuestro cerebro cuando pensamos o sentimos algo. Estas técnicas nos están permitiendo conocer la interacción mente-cerebro y han comenzado a hacer posible averiguar qué sucede en el cerebro cuando se practica Mindfulness. Algunos de los estudios efectuados al respecto arrojan resultados tales como que la participación en programas de Mindfulness de tan sólo 8 semanas pueden generar cambios estructurales en regiones cerebrales asociadas con la memoria, el sentido del sí mismo, la empatía y el estrés. En los últimos cinco años el número de estudios ha ido en aumento, generando un creciente interés entre la población. El NIH (National Institutes of Health) en los EEUU está invirtiendo millones de dólares en la investigación de abordajes con una orientación en Mindfulness y son muchos los nuevos modelos clínicos basados en Mindfulness que actualmente se están implementando.

Entre sus beneficios encontramos que el Mindfulness:

  • Reduce el dolor y la reacción emocional al mismo hasta en un 93%
  • Mejora el estado de ánimo y la calidad de vida
  • Mejora la memoria de trabajo, la creatividad, la capacidad de concentración y la velocidad de reacción
  • Aumenta la inteligencia emocional
  • Es un potente antídoto contra la ansiedad, el estrés, la depresión, el agotamiento y la irritabilidad
  • Reduce los comportamientos adictivos y autodestructivos
  • Mejora la función cerebral y calma la parte del cerebro encargada en la producción de hormonas de estrés
  • Mejora el sistema inmune (Menores ingresos hospitalarios entre los practicantes por cáncer, enfermedades cardiacas o infecciosas)
  • Reduce el envejecimiento celular
  • Mejora el control de azúcar en sangre en la diabetes tipo II
  • Reduce la presión arterial

En el campo de la psicoterapia esta práctica ha sido incorporada como componente principal o como coadyuvante a todos los modelos de tratamiento psicológico, teniendo un peso especial en las denominadas terapias de tercera generación. Uno de los principales motivos es que la mayor parte de los modelos psicopatológicos actuales asignan un papel central en la génesis de la psicopatología a la sobre-reacción emocional que surge de la no aceptación de la experiencia.

No obstante, el Mindfulness trasciende de lo meramente psicológico, considerándose una filosofía de vida cuya práctica impregna a todas las áreas vitales del individuo que la practica.

Mindfulness

694 468 740
info@saludelemental.es

C/ J. Mº de Segarra, 12. Esc C2, Bj 2ºA Vall de l’Arrabassada (Tarragona)