Terapias de 3a generación

Terapias de tercera generacion Tarragona

 

Las terapias conductuales a lo largo de su historia han pasado por tres fases evolutivas:4.4. TERAPIAS DE 3ª GENERACIÓN

 

1ª generción: TERAPIAS CONDUCTUALES

2ª generación: TERAPIAS COGINITIVO-CONDUCTUALES

3ª generación: TERAPIAS CONTEXTUALES

 

Estas últimas añaden a las anteriores el hecho de tener en consideración las funciones que tienen los síntomas que manifiestan las personas y el contexto en el cual se desarrollan los trastornos.

Las terapias de 3a generación o contextuales son los tratamientos psicológicos más innovadores hallados hasta la fecha. Hay multitud de tratamientos psicoterapéuticos que pueden ser englobados dentro de este conjunto. Nosotros hacemos uso de 3 de ellos:Captura de pantalla completa 06032015 142256

 

TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es una evolución directa de la denominada Terapia Cognitivo-Conductual, con la que no solo se mantiene la eficacia sino que además se incorporan componentes propios de la Terapia Humanista, mucho más respetuosa y tolerante con los rasgos personales y el ritmo del paciente.

Con ella, partimos de la base de que es en el lenguaje en el que se sustentan los problemas psicológicos; a medida que crecemos relacionamos las palabras con los objetos a los que representan y a la vez des damos un valor, que puede ser positivo o negativo dependiendo no solo de nuestra experiencia sino también, y especialmente, de lo que otras personas o la misma sociedad nos transmiten. Por ejemplo, si una madre le pide al hijo que se beba un vaso de agua, el niño puede terminar haciéndolo por contentar a su madre, y no porque en ese momento sienta sed. O también es posible que el niño no se beba el agua esperando la caricia de una madre contenta, sino porque la sociedad le ha enseñado que los niños buenos deben hacer caso de sus madres, por lo que, como es un buen niño, debe de beberse el vaso.

Por lo general, esto nos es de gran utilidad en muchas ocasiones, porque nos permite actuar aunque los resultados positivos no sean inmediatos y aprender a través de la experiencia de los demás. Ahora bien, el seguimiento estricto de este tipo de asociaciones puede llegar a sernos contraproducente, especialmente cuando se establecen patrones rígidos que mantienen las acciones sin que se desprendan de ellas consecuencias positivas. Además, en ocasiones puede que con el tiempo estas asociaciones se deformen y lleguen a perder su utilidad. Por ejemplo, puede que llegue un día en que el niño pase de creer que debe beberse el vaso porque es lo que se espera de un niño bueno, a creer que debe de hacerlo para no convertirse en un niño malo.

Con esta terapia abogamos por la flexibilidad en el pensamiento y en las acciones, buscando en todo momento romper con el automatismo que las asociaciones derivadas del lenguaje llevan consigo. Elijamos qué hacer desde una postura consciente y autónoma, en función de las necesidades que tengamos en un momento u otro, o de las circunstancias concretas en las que nos encontremos, y en base a aquellos valores con los que más nos identifiquemos. Sentir, comprender, sostener y dejar pasar, para continuar con nuestras vidas a paso firme y decidido en la dirección que consideremos oportuna. Como el propio autor de la terapia sugiere,  trabajemos para aceptar aquello que no podemos cambiar, modifiquemos lo que sea susceptible de ser cambiado y tomemos consciencia de la diferencia entre lo uno y lo otro.

 

TERAPIA DIALÉCTICA COMPORTAMENTAL

Esta terapia fue originalmente diseñada para el abordaje del Trastorno Límite de la Personalidad, un tipo de Trastorno de la Personalidad muy común en la sociedad, con rasgos muy definidos y concretos, para el que no hay demasiados tratamientos disponibles. Dado que desde el primer momento mostró muy buenos resultados, con el tiempo se han ido realizando adaptaciones para su aplicación en otros casos con rasgos similares, como lo son la impulsividad, la desregulación emocional y el vacío, así como para casos con rasgos diametralmente opuestos, como el retraimiento, la evitación y el aislamiento social, debido a que a medida que el tratamiento avanza se consigue un mayor equilibrio a nivel conductual, emocional, de pensamiento, interpersonal y de identidad.

Así, hoy en día ya se usa para la mejora en un abanico importante de casos, como problemas de pareja, adicciones, problemas alimentarios, ansiedad social, déficit de atención con o sin hiperactividad, agresividad y control de impulsos, depresión, dependencia emocional o evitación, tanto en adolescentes como en adultos.

La terapia habitualmente está compuesta por dos modalidades diferenciadas, combinando las sesiones individuales, en las que se trabajan los aspectos más personales y diferenciales de cada paciente, con sesiones grupales en las que se lleva a cabo un entrenamiento intensivo en atención plena, regulación emocional, tolerancia al malestar y eficacia interpersonal. En los casos en los que se requiera, los grupos pueden ser reducidos o incluso se puede llevar a cabo el entrenamiento de forma individual o en pareja.

 

TERAPIA BASADA EN MINDFULNESS

Para poder entender la aplicación y beneficios de este tipo de terapia, primero es necesario comprender a qué nos referimos cuando hablamos de Mindfulness.

A día de hoy, el uso del Mindfulness en terapia empieza a extenderse debido a los grandes beneficios que, como hemos visto, se desprenden de su práctica. Así, existen varios programas terapéuticos basados en este tipo de meditación de los cuales se han obtenido resultados importantes que evidencian su utilidad como recurso terapéutico, entre los que destacan el programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR), usado especialmente en la intervención en problemas de ansiedad,  y la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness (MBCT), muy útil en el abordaje y en la prevención de recaídas en casos de depresión. El Mindfulness, no obstante, puede usarse también como recurso para el manejo del dolor crónico y los atracones alimentarios, así como el abordaje de la fibromialgia, la tricotilomanía (arrancarse el pelo) o la onicofagia (morderse las uñas), entre otras muchas problemáticas.

Terapias de tercera generación Tarragona

694 468 740
info@saludelemental.es

C/ J. Mº de Segarra, 12. Esc C2, Bj 2ºA Vall de l’Arrabassada (Tarragona)